Gingivitis vs Periodontitis

Dosier : Gingivitis

Si no se hace nada por combatir la placa y la acción de las bacterias, éstas pueden acabar atacando los tejidos que sujetan los dientes, conocidos como periodonto (encías, hueso alveolar, ligamento periodontal y cemento radicular).

 

La infección continúa avanzando y puede incluso destruir los ligamentos del diente y los tejidos que lo rodean: la encía se va separando del diente progresivamente. El espacio que queda se conoce como bolsa periodontal. Las encías se inflaman, enrojecen y presentan tal grado de sensibilidad que dificulta la masticación.

La inflamación alcanza el hueso alveolar, a la altura de la raíz del diente, y lo ataca. El diente va quedando suelto poco a poco.

Llegado a este punto puede hablarse de periodontitis, que es la causa principal de desdentación en los adultos. En los casos más graves pueden aparecer abscesos y mal aliento.

DE LA GINGIVITIS A LA PERIODONTITIS

No todos los casos de gingivitis progresan hasta la periodontitis. Aún se desconocen los motivos exactos que provocan esta evolución, aunque sabemos que el número de bacterias, la agresión que producen las mismas y la respuesta del sistema inmune influyen.

La forma más común de periodontitis es la crónica. Se desarrolla gradualmente entre los 30 y los 40 años a partir de una gingivitis desarrollada en la adolescencia y presente durante toda la vida del paciente.

Existe otra forma de periodontitis que puede aparecer repentinamente, la periodontitis aguda, que se desarrolla rápidamente.

La periodontitis debe ser tratada por un odontólogo. Si presentas rojez, sangrado, hinchazón en las encías o dolor en los dientes debes visitar al dentista lo antes posible.

 

Footnotes list:

    COOKIE SETTINGS PANEL

    1st Party cookies: Necessary Cookie =:: Enhancement=

    When you refuse the use of - 1st or 3rd party - cookies, this site will not behave as designed due to the unavailability of cookies.