¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una fase temprana de la enfermedad periodontal muy común en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud estima que 1 de cada 4 adultos padece alguna forma de infección bacteriana, de los cuales entre un 15 y un 20% desarrolla la versión grave de la enfermedad.

Causas de la gingivitis

Es por todos conocido que algunos hábitos como no cepillarse, no usar hilo dental o no enjuagarse, pueden causar la enfermedad periodontal o gingivitis, pero esta inflamación de las encías también tiene otras causas menos conocidas o incluso sorprendentes.

Las causas más comunes de la enfermedad periodontal son las siguientes:

1. La placa

La principal causa de la enfermedad periodontal o gingivitis es la placa, una gruesa película de bacterias que se forma sobre las encías y los dientes y que se puede eliminar con una rutina diaria de cepillado, hilo dental y enjuague. Hay millones de personas adultas que sufren la enfermedad periodontal en alguna de sus fases. Lo positivo es que la enfermedad periodontal se puede prevenir en su fase inicial, así que quizá sea el momento de adoptar nuevos hábitos saludables. Las revisiones dentales con una frecuencia mínima de seis meses también son fundamentales.

2. El tabaquismo

El tabaco interfiere en el funcionamiento normal de las células del tejido de las encías y deja la boca vulnerable a las infecciones, por eso también es una posible causa de la enfermedad periodontal.

3. Los cambios hormonales

Durante el embarazo, o a veces incluso durante el ciclo menstrual normal, los altibajos hormonales pueden dejar las encías más vulnerables a la enfermedad periodontal. No es que el embarazo sea causa intrínseca de problemas de encías o dentales, pero sí que hay que prestar especial atención al cuidado de la boca durante este periodo para mantenerla sana. Un efecto inusual que suele producirse durante el embarazo es que las encías se irritan, inflaman, enrojecen y sangran levemente durante el cepillado o con el hilo dental, aunque estos síntomas suelen desaparecer después del embarazo.

4. Los medicamentos

Un efecto secundario de algunos medicamentos es reducir la producción y el flujo de la saliva, lo que deja una boca seca en la que las bacterias pueden proliferar rápidamente. Si te preocupa el estado de tus encías, consulta a tu médico si el tratamiento que estás tomando puede afectarles.

5. Las deficiencias nutricionales

Tomar la cantidad diaria de vitaminas recomendada puede ser complicado, pero la deficiencia de vitamina C puede ser especialmente perjudicial para las encías. Una dieta rica en azúcares y carbohidratos y baja en agua y vitamina C es un modo seguro de tener problemas de encías.

6. Los dientes torcidos

Si tus dientes, como pasa con frecuencia, se superponen o bien están torcidos o girados, esto puede ser una causa de la enfermedad periodontal. Esto se debe a que una mala alineación de los dientes crea más espacios donde la placa puede acumularse y dañar tus dientes y encías. (Consejo: Presta especial atención a estas zonas cuando te cepilles y uses hilo dental.)

7. Los antecedentes familiares

Si tienes antecedentes de enfermedad periodontal en la familia, díselo al dentista, ya que esto puede plantear un riesgo ligeramente mayor de padecer una infección bacteriana.

¿Y la película viscosa que tengo en las encías al levantarme?

Se trata de una delgada película de bacterias, denominada "biopelícula dental", que puede adherirse a prácticamente cualquier superficie. Esa es la causa de que sintamos una especie de arenilla en las encías y los dientes al levantarnos por la mañana. Es algo normal y nos pasa a todos, aunque nos cepillemos, usemos hilo dental y nos enjuaguemos con un enjuague bucal. Pero si no la eliminamos todos los días, se acumula y se convierte en placa dental.

Esta placa, a su vez, puede dar pie a la enfermedad periodontal y está compuesta por bacterias nocivas (del tipo que prolifera con el azúcar que queda en las encías y los dientes, y se convierte en ácido que los deteriora) y algunas bacterias buenas (de las que convierten la biopelícula normal en algo menos atractivo para las bacterias hambrientas de ácido).

Una persona que practique una rutina de higiene dental muy estricta y que se cepilla, usa hilo dental y se enjuaga todos los días, puede controlar y minimizar el tamaño de la biopelícula e incluso llegar a hacerla más saludable, aumentando la cantidad de bacterias buenas que contiene. Pero si nos limpiamos y enjuagamos las encías y los dientes con menos frecuencia, la biopelícula (generalmente de un color amarillo claro) puede endurecerse y convertirse en sarro, tan grueso que solo los dentistas pueden eliminarlo utilizando sus instrumentos. No abandones tu rutina de enjuague si quieres que la biopelícula siga siendo un elemento saludable.

 

Listerine encias

LISTERINE® Protección Dientes Y Encías

LISTERINE® Protección Dientes Y Encías Sabor Suave

listerine cuidado total

LISTERINE® Cuidado Total

listerine cuidado total

LISTERINE® Cuidado Total Sabor Suave