La rutina del enjuague bucal

Pensar que el cepillado de los dientes es suficiente para mantener una buena higiene bucodental es un error muy común. Utilizando el cepillo de dientes solo cuidas el 25% de la boca (los dientes). Hay un 75% de la boca que estás descuidando diariamente, que debe ser limpiada y cuidada, ya que también se depositan bacterias perjudiciales, como en la lengua.

Así pues, cepillarse es esencial para mantener una buena salud bucodental pero no es suficiente. Para complementarla, es necesario sumarle el hilo dental, un enjuague bucal diario y adoptar una nueva rutina que ayude a eliminar las bacterias dañinas.

La lengua, las paredes internas de la boca, la línea de las encías, los espacios entre los dientes… No hay ningún cepillo capaz de llegar también a estas zonas, tenga la forma que tenga. Los enjuagues bucales LISTERINE® pueden eliminar hasta el 97%* de las bacterias dañinas de la boca.

El uso del enjuague bucal dos veces al día ayuda a mantener sanos los dientes y las encías, incluso en los rincones más inaccesibles. Además, previene y reduce la placa dental, una de las causas de la aparición de problemas en las encías, y refuerza el esmalte de los dientes.

Descubre cómo utilizar el enjuague bucal, sus ventajas y beneficios de la mano de LISTERINE®.

Cómo enjuagarse