Skip to main content

¿Qué son las caries?

Las caries son los agujeros que se pueden formar cuando el esmalte se descompone a lo largo del tiempo. ¿Quieres aprender cómo evitar tenerlas? Aprende qué es lo que debes hacer para ahorrarte una mala noticia del dentista cuando sientas un dolor sordo en un diente o se te mueva. Lee nuestras recomendaciones para saber qué es lo que puedes comer o qué enjuague bucal debes utilizar y disfruta de una boca más sana.

Los síntomas de las caries

1. Sensibilidad en el diente

Este dolor puede ser moderado o más agudo y aparece al comer o beber cosas especialmente calientes o frías, o muy azucaradas.

2. Agujeros en el diente

A veces las caries adoptan la apariencia de un agujero en la parte afectada del diente.

3. Manchas

Las manchas oscuras en el diente, de color marrón o negro, podrían ser otro síntoma de caries.

4. Radiografías

A menudo la caries no da ninguna pista de su presencia (como dolor o agujeros), y solo se deja ver en las radiografías que nos hace el dentista.            

Formas fáciles de prevenir las caries

Cuando el ácido ataca los dientes constantemente, el duro esmalte que los recubre pierde minerales paulatinamente. Puede aparecer una mancha blanca en el diente, señal de un desgaste temprano, pero en esta etapa el daño es aun reversible y el esmalte se repara por sí solo. Sin embargo, si el proceso de deterioro continúa, el esmalte se debilita poco a poco debido a la pérdida de minerales y aparece la caries, que es permanente y debe ser corregida por un dentista. De todos modos, tú puedes prevenir su aparición siguiendo unas sencillas recomendaciones.

Consejos prácticos para prevenir la aparición de caries

Consejo n.º 1: Visita al dentista

Si quieres prevenir las caries, acostúmbrate a visitar la consulta del dentista. Someterse a una limpieza rutinaria al menos cada seis meses puede ayudar a prevenir el deterioro de los dientes antes de que aparezcan las caries. Si es necesario, el dentista puede aplicar flúor en los puntos problemáticos.

Consejo n.º 2: Cepíllate los dientes con flúor

Elige un dentífrico con flúor, ya que protege los dientes contra el deterioro y las caries. Los minerales de la saliva como el calcio y el fosfato, junto con la protección que aporta el flúor de un dentífrico o un enjuague que lo contenga, pueden remineralizar y proteger los dientes contra el ácido. El flúor mineral previene el empeoramiento de las caries, repone los minerales perdidos e impide que las bacterias sigan convirtiendo el azúcar y los almidones en ácido.

Consejo n.º 3: Enjuágate con flúor

También puedes usar enjuagues bucales como LISTERINE® CUIDADO TOTAL o LISTERINE SMART RINSE®, que contienen flúor para proteger los dientes y combatir las caries.

Consejo n.º 4: Reduce las comidas entre horas

Intenta no comer entre horas, pero si lo haces, toma alimentos que fortalezcan los dientes y sean beneficiosos para ellos. Todos los alimentos y bebidas que tomamos, aparte del agua, permiten que las bacterias creen ácidos que desgastan el esmalte dental. Reduce la cantidad de ácido que descompone los dientes limitando las comidas entre horas al mínimo. Si te preocupe la salud de tus dientes, prueba a cepillarte los dientes y enjuagarte dos veces al día con LISTERINE® fluorado. En caso de no disponer de dentífrico o enjuague, enjuágate al menos con agua.

¿Qué es el flúor y por qué ayuda a prevenir la caries?

El flúor es un elemento natural que previene las caries si se ingiere o se aplica en una solución tópica sobre los dientes. El ácido de la placa provoca la pérdida de minerales en los dientes, o desmineralización, lo que causa las caries. La formación de éstas (en las primeras fases), sin embargo, se puede invertir remineralizando o depositando minerales en las zonas dañadas del diente. La aplicación tópica del flúor puede acelerar la restauración de los minerales perdidos.

Al digerir el flúor en el estómago y los intestinos, el organismo lo absorbe y fortalece los dientes. Además, se encuentra con frecuencia en el agua potable en cantidades suficientes para reducir las caries, pero depende de la parte del país en la que te encuentres y de si bebes agua del grifo filtrada o embotellada. También se absorben pequeñas cantidades de flúor comiendo ciertos alimentos como las espinacas, las zanahorias, los espárragos, la mayoría de los mariscos, el té y los alimentos preparados con agua fluorada.

¿Tienes sarro o placa dental?

Evita los alimentos y cuida tus dientes