Limpieza bucal durante el embarazo

Durante el embarazo las hormonas fluctúan constantemente, lo que puede afectar a la salud de las encías y los dientes, y dejar la boca aún más vulnerable a las bacterias y la placa. Por este motivo, durante el embarazo se corre el riesgo de padecer la enfermedad periodontal. De hecho, se recomienda que las embarazas presten especial atención a su cuidado dental, para proteger sus dientes y encías. Para preservar tu salud bucodental, sigue esta rutina de enjuague dos veces al día para que tengas una cosa menos de la que preocuparte durante los próximos nueve meses.

Aproximadamente el 50% de las mujeres con gingivitis antes del embarazo puede sufrir un empeoramiento de su salud periodontal durante el periodo de gestación, llegando incluso a desarrollar periodontitis.

 

Son muchas las manifestaciones bucales que puede desarrollar la mujer embarazada, muchas de ellas asociadas a los importantes cambios fisiológicos que se producen en su cuerpo durante la gestación. Con una correcta salud bucal de la madre, antes de quedarse embarazada, se pueden evitar muchos de los problemas orales habitualmente asociados con la gestación:

Irritación de las encías

No es que el embarazo sea causa intrínseca de problemas de encías o dentales, pero sí que hay que prestar especial atención al cuidado de la boca durante este periodo para mantenerla sana. Un efecto inusual que suele producirse durante el embarazo es que las encías se irritan, inflaman, enrojecen y sangran levemente durante el cepillado o con el hilo dental, aunque estos síntomas suelen desaparecer después del embarazo.

Hiperplasia bucal

Durante el segundo trimestre, algunas embarazadas también experimentan un crecimiento excesivo del tejido de las encías. Se trata de una hiperplasia no cancerígena de color rojo o morado oscuro y que puede tratarse de una forma de placa. Consulta a tu dentista para saber qué hacer.

Consecuencias en el feto

De lo que no cabe duda es de que una inadecuada salud oral de la madre puede relacionarse con problemas en el feto, tales como parto prematuro o bajo peso al nacer. Por todo ello, debemos saber que el mejor tratamiento de los problemas en las encías, así como de la mayor presencia de caries, es el tratamiento preventivo.

Consejos de salud bucodental durante el embarazo

  • Informa al dentista de que estás embarazada, ya que esto puede influir en el tratamiento y las radiografías.
  • Si tienes las encías irritadas, acude a un dentista para obtener una recomendación profesional.
  • Procura usar hilo dental todos los días.
  • Enjuágate todos los días con un enjuague.

Usa las mejores herramientas

  • Cepillos de dientes de cerdas blandas o cepillos eléctricos
  • Dentífrico con flúor
  • El enjuague bucal LISTERINE® erradica los gérmenes que causan el mal aliento, la placa y la enfermedad periodontal

Guía de enjuague para embarazadas:

PASO 1: Vierte 20 mililitros (4 cucharaditas) de enjuague en un vaso.

PASO 2:  Vacíate el vaso en la boca. No diluyas la solución con agua.

PASO 3: Enjuágate durante 30 segundos (cuenta hasta 30 mentalmente o utiliza un cronómetro). No te preocupes si no llegas hasta 30 la primera vez, te resultará un poco más fácil cada vez que lo hagas.

PASO 4: Enjuágate a fondo toda la boca.

PASO 5: Escupe la solución en el lavabo.