Alimentos que provocan mal aliento

Cepillarse los dientes, usar hilo dental y enjuagarse siempre son formas eficaces de tener una boca limpia y sana. Pero por muchas precauciones que tomemos, hay ocasiones en las que el aliento decide actuar por su cuenta. No hay razón para preocuparse. De todas las causas del mal aliento, la mayoría están delante de nuestros ojos: en los alimentos que ingerimos.

1. El ajo

A nadie le extrañará que el ajo encabece la lista. Lo que quizás sí te sorprenda es que el ajo no solo puede dejar su huella sulfurosa en la lengua. El ajo también penetra en el torrente sanguíneo, liberando una oleada aromática secundaria que se abre paso hasta los pulmones, desde donde puede escapar libremente por la boca. Una vez absorbido, el ajo emite un olor agrio por los poros de la piel. Nada de esto, sin embargo, debería ser motivo para renunciar totalmente al ajo. Basta con no abusar de él y, cuando hayamos terminado, limpiar los residuos de ajo de la boca con el cepillado y el hilo dental. No debemos olvidar enjuagarnos dos veces al día.

2. La cebolla

Igual que el ajo, el olor a cebolla persiste durante mucho tiempo después de haber comido. Esto se debe a que ambos contienen compuestos sulfurosos que se absorben en el torrente sanguíneo y reaparecen cuando menos te lo esperas. Es recomendable añadir una capa de protección extra consistente en cepillado, hilo dental y enjuague.

3. Los productos lácteos

La leche es muy buena para la salud, pero ensucia la boca. Esto se debe a que las bacterias que habitan de forma natural en la lengua se alimentan de los aminoácidos de la leche y los quesos y provocan un olor fuerte y desagradable.

4. El atún en conserva

Es imposible confundir el olor del pescado con el de, digamos, la madreselva, pero hay algo en el atún en conserva que eleva la pestilencia a nuevas cotas. Es natural que el pescado y el marisco comiencen a oler mal cuando se oxidan, un proceso agravado al conservarlo en una lata metálica y oscura.

5. El rábano

Cuando el elemento que otorga a una planta un sabor único es también su defensa natural contra los animales hambrientos, cabe suponer que el sabor persistirá una vez digerida. Eso es lo que ocurre con el rábano. El isotiocianato es el compuesto único gracias al cual este tubérculo común aporta un sabor y aroma únicos a las salsas, los aliños y el aliento.

6. Alcohol

Cuanto más te des a la bebida, mayor es la probabilidad de tener mal aliento. El alcohol no solo seca la boca, sino que, además, permite que las bacterias persistan hasta diez horas después de la última copa.

7. Café

Puede que el café sea lo mejor de la mañana, pero la cafeína reduce la producción de saliva en la boca. Menos saliva supone un incremento de las bacterias que causan el mal aliento. También significa que los restos de comida que puedan quedar desde la última comida se descompongan dentro de la boca.

Remedios para el mal aliento

LISTERINE® GO! TABS™

LISTERINE® Mentol

LISTERINE® Mentol Sabor Suave

LISTERINE® Menta Fresca