Skip to main content

Cinco agentes hostiles a los dientes sensibles

En caso de dolor de dientes, evita estos agentes:

Enemigo n.º 1: El frío

¿Crees que es buena idea ahogar las penas de los dientes sensibles con un helado? Piénsatelo mejor. El esmalte es como un abrigo para los dientes que evita que se congelen cuando un alimento helado toca su superficie. Cuando el esmalte está desgastado, el frío causa un dolor agudo. Incluso respirar aire frío puede provocar un doloroso y repentino pinchazo en un diente.

Enemigo n.º 2: El calor

Igual que no nos gustaría salpicarnos con agua hirviendo, los dientes tampoco soportan los líquidos muy calientes, como el café, té o sopa, cuando el esmalte está desgastado.

Enemigo n.º 3: El ácido

¿Te gustan los cítricos, los tomates, los encurtidos, los caramelos ácidos, los refrescos light y el vino? A tus dientes no. El ácido desgasta el esmalte y deja los dientes más sensibles que nunca.

Enemigo n.º 4: Los dulces

Otro causante del ácido es el azúcar. Las bacterias de la boca adoran el azúcar y cuanto más azúcar comas, más ácido generan ellas. Sabemos que hay mucha gente golosa, pero algunos de los peores enemigos de los dientes son los refrescos, las bebidas deportivas y los zumos.

Enemigo n.º 5: Los objetos duros

Morder cubitos de hielo, caramelos duros y frutos secos puede provocar fisuras en los dientes y dejar expuestos los nervios, lo que hará que se irriten al mascar.

Tratamiento de la sensibilidad dental

LISTERINE® Advanced Defense Sensitive

Las cinco principales causas de la sensibilidad dental

Tengo los dientes sensibles. ¿Significa eso que tengo caries?

¿Cuál es la diferencia entre la sensibilidad dental y el dolor de boca?